Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestras Condiciones de Uso.
martes, 22 de junio de 2021  
PRESENTACIÓN SERVICIOS ESPECIALISTAS MÉTODO DE TRABAJO LABORATORIO HEMEROTECA SEDES RRHH
Servicios para empresas y particulares
Servicios para profesionales
Servicios para empresas y particulares
Servicios para profesionales
Bonos convertibles en acciones: falta de información
Los productos estructurados como inversiones financieras complejas
Valores Santander: comercialización incorrecta y vías de reclamación
Participaciones preferentes: responsabilidad de entidades financieras
Ir a Laboratorio >>
Adquisición de empresas en concurso de acreedores
La Ley Concursal no sólo permite la transmisión de empresas en crisis a nuevos adquirentes, incluso parece favorecerla. Eso sí, cualquiera que se adentre en este tipo de inversiones deberá contar, además del asesoramiento tradicional relativo a la inversión propiamente dicha, con expertos en Derecho Concursal que sepan resolver los problemas que en la negociación y ejecución de los acuerdos han de aparecer.

El proceso concursal es uno de los más complejos que existen. Cualquier intervención en el mismo implica tratar tanto con los acreedores, como con los administradores concursales o incluso con el propio juez del concurso.

Como acabamos de exponer, la posibilidad de que un tercero ajeno al proceso concursal pueda adquirir en el marco del mismo la empresa deudora, aparece como una opción que resultará extraordinariamente compleja. Ahora bien, las ventajas de realizar la adquisición dentro del proceso son innumerables. Una vez que se comprueba la viabilidad de la actividad en términos de rentabilidad o el interés que puede tener la adquisición de los activos a un precio razonable, nos encontraremos con unos vendedores que están dispuestos a negociar una salida airosa del concurso. Tanto los administradores concursales como el juez, verán en los nuevos adquirentes la forma de que el concurso de acreedores pueda terminar con un convenio y no con la liquidación de la empresa. Los acreedores concursales serán más proclives a admitir una quita (remisión de la deuda) o espera (aplazamiento) de mayor importancia, si saben que quienes se van a hacer cargo y beneficiar del acuerdo no son los causantes del problema sino los que aportan una solución.

En definitiva, en la actual situación de crisis empresarial generalizada, resultará favorable invertir a través de la adquisición de empresas en concurso, si bien sabiendo que se trata de una posibilidad impregnada de gran complejidad y dificultad operativa. Sin embargo, en la dificultad encontramos la virtud: la enorme complejidad de la actividad hará que solamente unos pocos bien asesorados y estructurados puedan pujar por lo que, sin duda, constituyen inversiones muy ventajosas. 
¿Tiene algún problema o alguna duda que podamos resolverle?
Formule su consulta y le orientaremos gratuitamente
Consulta
Email:
Nombre:
Teléfono:
Dirección:
Poblacion:
Provincia:
GRUPO UNIVE SERVICIOS JURÍDICOS SL le recabará los datos necesarios para poder responder a la consulta formulada y poder solicitarle información relacionada en caso de ser necesario. También le informamos de sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición, incluida la oposición a decisiones individuales automatizadas, así como el ejercicio de derechos ante la autoridad de control. Política de privacidad
VOLVER ATRÁS >>
Grupo Unive (menciones legales) · Política de Cookies · info@unive.es · 900 103 382 · Horario de Atención Comercial de 9:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:00 · Versión Móvil